EL MUNDO DE LAS EMOCIONES

El mundo de las emociones es un tema complejo. Las personas estamos continuamente manifestando emociones en nuestra vida diaria, que nos predisponen a realizar una determinada acción. Generalmente, las emociones involucran un conjunto de pensamientos, actitudes y creencias sobre el mundo que nos lleva a valorar una situación, influyendo en la manera en la que percibimos la misma. Por tanto, se puede decir que las emociones son como impulsos que, en última instancia, nos empuja y motivan a actuar ante una situación concreta. Por ejemplo, si sentimos miedo cuando estamos conduciendo, aminoramos la velocidad o si nos dan una buena noticia saltamos de alegría y llamamos a nuestros amigos para celebrarlo.

 ¿QUÉ SON LAS EMOCIONES?

“Casi todo el mundo piensa que sabe qué es una emoción hasta que intenta definirla; en ese momento prácticamente nadie afirma poder entenderla”, Wenger, Jones y Jones.

Definir el concepto de emoción resulta complicado y no existe unanimidad entre los distintos investigadores de la Psicología de la Emoción. Sin embargo, parece haber acuerdo en que la emoción es un estado afectivo que conlleva una reacción subjetiva, influida por la experiencia previa, ante determinados estímulos internos o externos, reales o imaginarios. Además, las emociones producen una serie de cambios orgánicos (fisiológicos y endocrinos), de ahí que también se definan las emociones como reacciones psicofisiológicas. Sigue leyendo

Anuncios

Ilusiones ópticas: no todo lo que percibimos es el reflejo de la realidad

Nuestra manera de percibir las cosas es singular y subjetiva. El cerebro se encarga de procesar la información del mundo externo y de interpretarla dotando de significado lo que percibimos. Sin embargo, esto no indica que tengamos que ver siempre el fiel reflejo de la realidad. Es decir, nuestras interpretaciones están construidas a partir de la información previa que tengamos almacenada en nuestro cerebro, y éste puede engañarnos ya que trata de dar coherencia y lógica a todo aquello que estamos percibiendo. A veces, la información puede ser reemplazada o eliminada si va en contra de nuestra lógica, o bien completada si la información está incompleta. Estas interpretaciones pueden dar lugar a las llamadas “ilusiones ópticas”, que son efectos de una percepción visual de imágenes que son falsas o erróneas. El cerebro va completando escenas visuales o imágenes asumiendo tamaños, fondos y frentes, distancias, movimientos… con el fin de que parezca un todo coherente para nosotros. Además, esto se procesa de manera automática por lo que escapa de nuestra conciencia. Sigue leyendo