¿Nos movemos por la búsqueda del placer? HEDONISMO

Muchas personas tratan día a día de conseguir aquello que les hace sentir felices, ya sea de un modo u otro. ¿Hasta qué punto somos capaces de perseguir lo que queremos? Hay quienes, desde una perspectiva hedonista, se dejan guiar por una parte de nuestro “self”o “yo” motivada a buscar incesantemente el placer, al mismo tiempo que huyen de cualquier tipo de dolor físico y/o emocional, estrés, tensión…Es decir, se embarcan en dicha búsqueda con la intención de hallar una vida promovida por la satisfacción y la posesión del placer, siendo éste el objetivo o finalidad de la vida. Si bien, podemos diferenciar dos grados dentro del hedonismo: por un lado, el hedonismo radical señala que todos los placeres físicos deben ser satisfechos sin que haya restricción u obstáculos y, por otro lado, el hedonismo moderado apunta la necesidad de que las actividades placenteras sean moderadas con el fin de que aumente dicho placer. En cualquier caso, la fuente principal de motivación es el placer basado en experiencias del “aquí y ahora”. Algunos ejemplos los encontramos en el uso y disfrute de cualquier modalidad de sexo excediendo los límites si hiciera falta, comer o beber de manera desmesurada aun cuando pueda ser perjudicial para nuestra salud, obtener o comprar caprichos cuando uno quiere, entre otros. Sin embargo, en ocasiones, estas personas pueden sentirse frustradas debido a que alcanzar una vida sólo llena de satisfacción y placeres puede convertirse en una utopía, pues no hay que olvidar los obstáculos y dificultades que podemos encontrarnos en nuestra trayectoria vital. Por tanto, movernos simplemente por la obtención del mero placer puede ser contraproducente emergiendo sentimientos de impotencia y frustración. Y en cuanto a evitar cualquier situación o persona que nos puede causar algún sentimiento negativo, en lugar de buscar otra alternativa o hacerle frente, puede ser un gran error. Sin lugar a dudas, no podemos vivir huyendo del dolor siempre.

Así pues, esto no significa que dejemos de hacer o de luchar por aquello que nos produce sentimientos positivos y placenteros sino que es una manera de reflexionar sobre el camino utópico de conseguir placer sin coste alguno y ser consciente que huir del dolor tan sólo es una manera de evitar lo inevitable. Por tanto, ser perseverantes y marcarse objetivos reales para la consecución de nuestras metas teniendo en cuenta las piedras del camino y siendo capaces de sobrepasarlas, poco a poco, de la mejor manera posible, puede ser una mejor opción.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s